INVITACIÓN AL DESASTRE

 

¿Es posible vaciar un texto? ¿Cuándo un texto deja de ser texto para comenzar a ser sonido, para comenzar a ser luz? ¿Cuándo se pierde el significado? ¿Dónde está el mensaje? ¿El texto solo atiende a la palabra? ¿La idea solo atiende a la palabra? ¿Podemos ver el ruido? ¿Podemos borrar la emoción? ¿En qué parte del sonido ha llegado la emoción? ¿Hay un silencio para cada emoción? ¿El texto está aún después del silencio? ¿Es posible escuchar la idea aunque no se diga nunca? ¿Conseguiremos dejar que la palabra suene? ¿Qué hable el ruido? ¿Podemos borrar las ideas? ¿Tachar los sonidos? ¿Aún estamos a tiempo? ¿Si no hay idea… es posible el error?

 

INVITACIÓN AL DESASTRE es un proyecto multidisciplinar donde la imagen, el texto y el cuerpo se encuentran para buscar los límites del discurso, para nombrar lo innombrable, para dar forma a lo que no tiene y deformar lo establecido.

 

Queremos habitar en el desastre, describir el caos, pasearnos por el error y explorar los límites del lenguaje. Una experiencia escénica en la que el cuerpo, la voz y el sonido (ruido / música) despliegan el discurso irracional; abren las puertas del inconsciente, siembran el escenario de dudas, errores y puntos suspensivos.

 

Los instrumentos dispuestos en el espacio: un teclado, una grabadora, una guitarra eléctrica, amplificadores, pedales, una mesa de mezclas, un bombo, unos platillos, micros de contacto, un arco, textos para trabajar, una pared donde escribir, una pantalla, una cámara, un proyector, una actriz, un músico…

 

No se trata de un concierto ni de un recital poético.

 

O sí. O eso creemos.